A Rajatabla

Todo marcha

Sus adversarios enconados y gratuitos decían que no acabaría ni un año al frente del Gobierno de Nuevo León. Ya va en el sexto. Un balance objetivo, desapasionado va perfilando su sexenio como uno de grandes realizaciones y excelente desarrollo.

Con la misma tenacidad que enfrentó el horrible acoso del crimen organizado, lo empeñó en buscar inversión extranjera hasta hacer a Nuevo León campeón nacional; llevó negocios y prosperidad al campo con proyectos exitosos, como el de los invernaderos.

Más asombroso: el político bisoño, inexperto, cierra el sexenio con un control absoluto del proceso de su sucesión, nadie rompe el orden, todos respetan los tiempos que él fija.

Dentro de ese proceso ordenado llegó el tiempo de éxodo para su Gabinete y todos esperan el permiso para dejar sus cargos.

Y vaya que habrá reemplazos. Quizá siete u ocho; Aurora Cavazos, Federico Vargas, Heriberto Treviño, Sergio Alanís, Héctor Morales, Luis Marroquín, Jorge Domene, más otro que sólo se va a cambiar de cargo.

O sea que Medina tuvo un Gabinete para los primeros cinco y tendrá uno de refresco para el último año.

Y con ese Gabinete, Nuevo León va a acabar de armar el establecimiento de Kia, estrenar la Línea 3 del Metro y una docena de proyectos más del sexenio que decían iba a ser de desperdicio.