A Rajatabla

Los especuladores

Los mismos que especulaban desde el primer día con que Rodrigo Medina no acabaría su sexenio, a estas alturas del calendario vuelven a la carga.

Ya se va el gobernador, dicen con aplomo. Y en México ya calculan quién sería el mejor sustituto para el cierre, para preparar los comicios del año próximo.

Donde les falla la bola de cristal es en suponer que el desplazamiento sería para colocar en posición de arranque al candidato priista a la gubernatura.

Ya no hay tiempo para un movimiento así. Quien llegará de sustituto ya no dispondría de oportunidad para lanzarse como candidato. Sería jugada de sacrificio.

Ninguno de los gobernadores sustitutos de los últimos 70 años ha llegado después a constitucional.

Así quedaron en el camino con sólo la gubernatura breve José Vivanco, Luis M. Farías, Benjamín Clariond y Fernando Elizondo.

Como maniobra para favorecer los intereses electorales del PRI tampoco es el tiempo oportuno, el PAN capitalizaría un eventual retiro de Medina como un triunfo de su campaña de desgaste y como la confirmación de sus constantes acusaciones.

La única diferencia de la especulación de estos días es que ya no hablan de una “remoción del gobernador”, sino de una promoción a un cargo en el Gabinete. Suponen pues que Medina se caiga para arriba.

Y cuando ya haya gobernador el año próximo, ya dirán que tiene contados sus días.

jvillega@rocketmail.com