A Rajatabla

La diferencia

Ahora los candidatos gastan todo lo que puedan en propagandas y eventos de aproximación a los electores.

El gasto de ellos es parecido sobre todo porque ahora es limitado por el Instituto Nacional Electoral.

Pero la prueba de fuego donde se notará la diferencia en el gasto de unos y otros serán los días anteriores a los comicios.

Porque en los días previos a la elección hay que invertir en las famosas infraestructuras, esto es en la promoción del voto y la contratación de promotores electorales.

Solía ser un trabajo de voluntarios de gente que amaba a sus partidos y los iban a defender a las urnas.

Ahora todos son mercenarios que se venden al mejor postor, al que les ofrece más dinero que el contrario.

Corren millones de pesos para darle dinero, comida y transporte para acercar votantes a las casillas.

Antes de las elecciones se sorprenden a operadores que traen en el automóvil millones de pesos para comprar voluntarios.

Eso paga por la supervisión de las casillas, el acarreo de votantes y la comprobación de los votos con señas preestablecidas.