A Rajatabla

A desquitar

Diputados y futbolistas tienen asegurado su sueldo en cualquier circunstancia.

Ganan lo mismo si meten goles o si se sientan en el pasto.

Pueden dormitar o textear arrellanados en su curul.

No los movilizan ni las porras ni los reclamos del público, de los ciudadanos.

Habría que pagarles según resultados, cuando los hubiera.

Para los futbolistas, prima por gol, medio sueldo por derrota.

Y a los diputados darles una compensación por cada sesión atendida.

Que jueguen por amor a la camiseta. Por vocación de servir, no de lucrar.