A Rajatabla

Según quién decida

La sucesión de Nuevo León se ve muy distinta desde la perspectiva parroquial de Monterrey versus la que se tiene desde los centros del poder político del país.

Priistas de la capital aseguran que los aspirantes ya se redujeron a dos: Cristina Díaz e Ildefonso Guajardo. Uno de los dos se quedará en la capital porque “el Presidente lo necesita allá”.

Desde la perspectiva local admiten la ventaja de los dos. Pero creen que habrá una terna, incluido un gallo del gobernador y que de entre ellos escogerá Peña Nieto.

Si ése es el método le apuestan a dos posibilidades: una es un saetazo de Rodrigo Medina, quien hasta lo que hace mal, le sale bien.

Y la otra es que el Presidente ceda la decisión y la responsabilidad de ganar la elección al gobernador.

Frente a los pesos completos cercanos al Presidente, Rodrigo propone a puros pesos Welter, más ligeros, con Federico Vargas a la cabeza, seguido de Adrián de la Garza y de Aurora Cavazos.

¿Y los demás? Pedro Pablo Treviño Villarreal, Héctor Gutiérrez, Marcela Guerra, Ivonne Álvarez. Ellos esperan una decisión racional y razonada del partido que los igualaría con los aspirantes del Presidente y el gobernador.

En el PAN ya no temen una intromisión de Los Pinos, donde ya no hay un Presidente panista como en 2006. Y a Gustavo Madero lo tienen comiendo de su mano.