A Rajatabla

Las culpas de todos

Ya pasaron dos meses de funcionamiento de la Ecovía, el más promisorio intento de transporte masivo rápido.

Pero aún le faltan camiones, terminar las estaciones, establecer los mecanismos para vender la tarjeta de pago, quitar de ese eje las rutas camioneras y reparar los destrozos al pavimento.

El reclamo es para el secretario de Desarrollo Sustentable, Fernando Gutiérrez, responsable de la obra.

Pero tras las fallas y rezagos apuntan las culpas de una central obrera abusiva, un concesionario fuera de su especialidad y otra secretaría que no atiende obras que no le dejan lucimiento.

La CTM es, en parte, culpable de que falten camiones por comprar, de que la tarjeta de pago no se acepte para imponer su tarjeta Feria. Suya es la pachorra para eliminar las rutas de camiones que corren en paralelo y compiten con la Ecovía.

Cemex aceptó construir y operar las estaciones, quehacer que le es ajeno, y pensaba manejar la tarjeta de pago para redondear su negocio, pero la CTM se opuso.

Obras Públicas, que aún sigue engentada con la reparación de los daños de Ingrid y hasta de Alex, no se da tiempo para la obrita que es reparar los pavimentos.

Todos desafinan, pero el director de la orquesta nada más los ve pasar, sin poder real para meter al orden a Ismael Flores, Lorenzo Zambrano o Luis Marroquín.