A Rajatabla

Los cristianos


Cada tres años grupos cristianos, principalmente pastores, se proponen participar en política, buscando espacios en los partidos políticos.

Una y otra vez se equivocan. A los políticos les interesan los números y los evangélicos siguen siendo minoría.

Mi exhortación a esos cristianos es abandonar ese ballet periódico de coqueteo con partidos y candidatos. Nuestro papel es confrontarnos con ellos y exigirles posturas cristianas.

En sus acercamientos se fundan en la palabra de los apóstoles que aconsejaban ser respetuosos con los gobernantes. Pero pasan por alto la acción política de Moisés exigiendo al faraón: deja ir a mi pueblo o enfréntate con la furia de Dios.

Tampoco recuerdan a José leyendo advertencias duras al monarca al interpretarle sus sueños. Y menos se acuerdan de la advertencia de Jesús: dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Por estas fechas quisiéramos verlos publicando un manifiesto político en que relacionen las enseñanzas bíblicas con las cosas que hay que hacer en la vida pública de México.

Con la advertencia de que les negarán su apoyo si no asumen el compromiso de ejecutar lo que sugiere la Biblia en cuestiones de ecología, derechos humanos, combate a la pobreza y demás problemas urgentes en nuestro país.

Eso los hará no sólo ciudadanos de la patria celestial, sino también ciudadanos cabales del país en que viven.

jvillega@rocketmail.com