A Rajatabla

Por no crear pánico

Por no sembrar el pánico, por escrúpulo semántico, Salud Pública de Nuevo León niega categóricamente que estemos sufriendo una epidemia de influenza.

Pero en hospitales y consultorios le informan que abundan las camas ocupadas por enfermos de influenza o enfermedades bronquiales. Que están teniendo problemas para surtir los medicamentos idóneos, que tienen escasez de respiradores para los casos graves.

Hay enfermos en Cuidados Intensivos, reportes de muertes acreditables a esa enfermedad de temporada.

En términos estadísticos y promediando casos de cinco años, quizá no se pueda calificar de epidemia la incidencia actual. Pero sí hay justificación para alertar y aun alarmar a la comunidad.

No con la campaña extremosa y casi histérica del gobierno de Calderón, que nos estigmatizó ante el mundo y ahuyentó a los visitantes.

Pero abrir y compartir la información sobre los abundantes casos, sobre las muertes probables o reales, un operativo de emergencia para pedir apoyo a organismos nacionales e internacionales, y a proveedores de medicamento.

Hacer campaña en la comunidad para volver al hábito de lavarse las manos, utilizar bactericidas, estornudar y toser sobre el brazo, no sobre el vecino.

Vaya, involucrar a la comunidad en un tema de vida o muerte, y que las decisiones sobre la influenza se tomen en Salud, no en Palacio.

jvillega@rocketmail.com