A Rajatabla

Está en coreano

El municipio de Pesquería es la prueba más actual de una vertiginosa transformación.

Así le sucedió a Cadereyta con la construcción de la refinería de Pemex. Su entorno cambió de manera drástica que hasta su plaza principal se volvió cosmopolita con tanto extranjero paseando por ahí.

En una escala menor le sucedió a Apodaca con la apertura de sus parques industriales.

Pesquería vive el vértigo de un cambio acelerado de su entorno casi campirano.

El alcalde electo Miguel Ángel Lozano tiene enfrente una mayor responsabilidad en comparación con la primera administración que encabezó.

Ojalá ya haya hecho el análisis correcto. Su reelección depende de enorme manera de cómo enfrente el repunte industrial, comercial y habitacional.

La infraestructura urbana tiene que crecer a pasos agigantados.

Los proveedores ya reclaman mejores condiciones.

Si Miguel Ángel Lozano no responde con eficiencia los nuevos reclamos de la población local ante la creciente invasión extranjera, los electores buscarán rápidamente una mejor opción.

Además, cabe recordar que si bien los extranjeros no votan, sí influyen con sus ideas progresistas y ejemplo de efectividad para alcanzar la excelencia. De ese tamaño es el paquete del alcalde venidero de Pesquería. Casi, casi lo tiene en chino, perdón, más bien en coreano.


jvillega@rocketmail.com