A Rajatabla

Las calles olvidadas

El arquitecto y urbanista Jorge Longoria consiguió un helicóptero y documentó desde el aire sus críticas al sistema vial que padece Monterrey.

Con la elocuencia de las imágenes mostró el Par Vial y Gonzalitos pletóricos de vehículos, a cada rato congestionados, al mismo tiempo que las calles del primer cuadro se advierten casi vacías.

Por eso, al mismo tiempo que se hacen las grandes obras viales en las avenidas mencionadas hay que optimizar y alentar el uso cotidiano de las calles más tradicionales.

Eso incluye cambiar el tránsito de algunas que no se están aprovechando con el sentido que ahora tienen, como la de Aramberri, que desfogaría más tránsito corriendo de oriente a poniente.

Igual hay que convertir otras en ejes viales. Sincronizar sus semáforos, dar preferencia en la mayoría de los cruceros, prohibir el estacionamiento de ambos lados, concentrar las rutas camioneras en las calles más transitadas.

Otros urbanistas proponen lograr algo que la topografía de la ciudad estorba: una cruz de calles céntricas que crucen la ciudad de lado a lado y no como ahora, que rebotan en cerros, Matamoros y el Par Vial.

Soluciones de bajo costo comparados con los puentes y pasos a desnivel que ya aumentaron hasta 19 millones de pesos cada uno.

Aprovechar la infraestructura ya existente. Aunque ahí no haya negocio ni moches.