A Rajatabla

Ya no caben más autos

Los congestionamientos viales no son culpa de los semáforos ni de los agentes, que casi ya no hay. No se forman porque sea viernes, quincena o haya Clásico de futbol. La ciudad simplemente está repleta, más allá de toda sensatez, de vehículos de motor.

No hemos hallado forma de incrementar con amplitud la oferta de transporte público. Los regiomontanos, además, reclaman ruedas hasta para ir al Oxxo de la esquina.

La nueva línea del Metro, la Ecovía, serán rebasadas por el aumento anual en automóviles nuevos y en carcachas, echados a la calle por ciudadanos preocupados por llegar temprano al trabajo, a la escuela.

Con casos tan extremos, como San Pedro, donde sufren calles ya estranguladas pero siguen edificando multifamiliares y multiplicando el número de vehículos, al grado de que ya hay más automóviles que vecinos.

El problema es real, grave y no se va a despejar solo. Necesitamos atenderlo con soluciones integrales, puestas en marcha de inmediato.

Hay que empezar el trazo de una nueva Ecovía, que correrá por Morones Prieto desde Santa Catarina hasta Juárez.

Planear ya, no al cinco para las doce, la extensión de la Línea 1, para que saliendo de la Expo le siga hasta Apodaca y Juárez.

Y otra Ecovía podría romper el nudo entre el Norte y el Sur si hacemos el nuevo túnel de la Loma Larga, que desemboque en Cuauhtémoc, para despejar el camino hasta San Nicolás.