A Rajatabla

Las aguas son federales

Las aguas nacionales son federales. Y las presas y acueductos son obra igualmente federal.

Esa es la historia del agua para Monterrey. Desde la vieja construcción de la presa La Boca por el Gobierno Federal, la hizo para abastecer a la industria de Monterrey. Y a medio camino, la redireccionó para proveer agua potable a la población, mientras se conformaba a los empresarios asignándoles las aguas negras.

Cerro Prieto la presumió don Alfonso como obra propia. Hasta el día que se concluyó y el secretario de López Portillo, un chaparrito llamado Carlos Salinas, le llegó con el convenio para fijar el precio que se cobraría a Nuevo León por cada metro de agua.

La presa El Cuchillo la hizo el gobierno de Carlos Salinas y fue él quien disciplinó a Coahuila y Tamaulipas para que sometieran sus aguas a la necesidad de Monterrey.

A Rizzo, como a los otros que recibieron La Boca y Cerro Prieto, le tocó invertir en la red de electricidad que necesitan los acueductos.

El acueducto para traer el agua del Pánuco ya lo anunció la Conagua como la “obra del sexenio” de Peña Nieto, a construirse desde 2015 y concluirse en 2017, entre sexenios locales.

Y doña fede tiene que replegar a los municipios de Veracruz y San Luis que se dicen afectados. Nos va a cobrar el agua, metro por metro, cuando entren a Cerro Prieto.

jvillega@rocketmail.com