A Rajatabla

Votantes serios

Cuando el Partido Acción Nacional estaba en desventaja y era serio, tenía una solución para los ciudadanos que les comentaban que los priistas les ofrecían dinero y regalos a cambio de sus votos.

Sabiendo que la gente necesita el dinero y los regalos prometidos, los panistas les recomendaban: aceptarlos y luego simplemente ir a votar libremente.

Ahora los dos partidos principales incurren en ese atentado. Desde meses antes de las elecciones hacen pagos semanales, regalan despensas y meten a los líderes a las nóminas municipales.

Eso ha corrompido en tal forma el proceso electoral que ya llega a extremos hamponiles. Por ejemplo, entregar un fajo de billetes partidos a la mitad con la promesa de que les entregarán la otra mitad cuando comprueben que su gente votó por el partido sobornante.

Y les piden pruebas como fotografías tomadas con celular de la boleta electoral ya cruzada. Presupuestos enteros de dependencias municipales y estatales se destinan a esa práctica viciada y ya incongruente con la democracia incipiente que ejercemos.

Con la nueva legislación electoral se supone que habrá castigo duro contra quienes insistan en ellas. Falta por ver si el mecanismo de control funciona bien y llega el castigo efectivo a los infractores.

Habrá que ver si de verdad aumentan las denuncias ante los órganos electorales, si no seguiremos chupándonos el dedo.