A Rajatabla

Vigilado

Duele más perder en la mesa que en la cancha. La derrota de último minuto a Américo Garza le cala fuerte.

Ya iba en caballo de hacienda rumbo a la alcaldía de Juárez, se aventó negociaciones adelantadas por la mugre esparcida por todo el municipio que heredaría de Rodolfo Ambriz.

Pidió freno a la concesión favorecedora de recolección a una empresa amiga, olía mal ese arreglo.

Sin embargo, lo bajan del caballo cuando llegaba a la meta. No creemos se quede con los brazos cruzados, peleará hasta el final para revertir el fallo adverso.

Si no se pude esta vez, lo volverá a intentar, convirtiéndose en celoso vigilante de la actuación de Heriberto Elizondo, quien se verá obligado a trabajar horas extras. La reelección no le será fácil.

Heriberto no dejó los mejores resultados en su administración anterior. Debe muchas, dicen. Le conocen su lado flaco, por ahí le van a pegar. Los juarenses están molestos y dolidos.

Además deberá cuidar otro flanco: los cetemistas no lo ven con buenos ojos. En pocas palabras, lo vigilarán y cuestionarán por todos lados.

Llegó al cielo, pero se puede ir al infierno.


jvillega@rocketmail.com