A Rajatabla

Transición

Empezaron las juntas para la transición del Gobierno del Estado con la participación de representantes de las dependencias y los enviados por el Gobierno entrante.

Es el choque entre lo nuevo y lo viejo, pero también la hora difícil de conciliar las promesas de campaña y la exageración del discurso con la realidad del día a día en un Gobierno que todos los días se inventa y reinventa.

Encontrarán, por ejemplo, que suena muy bonito y popular ofrecer eliminar la tenencia y disminuir el impuesto sobre nóminas, pero si se llevan a cabo ambas, eliminarían dos de las únicas fuentes propias del ingreso.

Suena a muchos millones el presupuesto anual estatal, pero la verdad es que más del 85% llega etiquetado a la Subsecretaría de Ingresos, como por ejemplo la partida de nóminas con 52 mil maestros, más las instituciones que garantizan su seguridad social y el creciente monto de las pensiones.

Eso sí, hay que tapar los hoyos por los que se fugan muchos millones de pesos por manejo ineficiente, error en la planeación y funcionarios que no entienden lo que es la austeridad.

Un manejo responsable de las finanzas y el análisis de la eficiencia estatal son el primer paso para aligerar y ordenar el manejo de la deuda. Pero hay por dónde controlar y disminuir el endeudamiento.