A Rajatabla

Tornado

Después del folclor, la cabalgata, el concierto y la bailada volvamos a la realidad.

El gobernar es alta responsabilidad. Es responder a todos y por todos. Cosa que muchos políticos no entienden y sectorizan sus decisiones beneficiando a unos, perjudicando a otros y olvidando a las mayorías.

Ya entrados en la andanza, El Bronco y sus colaboradores traen en ancas una pesada carga, y no tanto si lo hizo bien o mal el anterior gobierno, sino por las esperanzas de cambio sembradas en una propuesta independentista.

No pueden dar ni PAN ni PRI con lo mismo. Están obligados a romper con todo el pasado. Así fue la oferta, así tienen que responder.

Los nombres de algunos de sus colaboradores suenan desconocidos. No significa ignoren el meollo del asunto. Lo importante serán los resultados llámense como se llamen, vengan de donde vengan.

El Bronco está obligado a exigir a su equipo de confianza la máxima eficiencia. Así como hubo enamoramiento rápido, la desilusión puede llegar igual.

Damas y caballeros, se acabó la fiesta. Hay que trabajar en serio. A todo galope. A la voz de "arre, Tornado".

jvillega@rocketmail.com