A Rajatabla

Tiempos y presupuestos

Luis Marroquín, el ingeniero agrónomo que se desempeña como secretario de Obras Públicas, es el campeón para atropellar calendarios y presupuestos.

En el Par Vial, el retraso es de años y el presupuesto se sigue modificando cada día. Y cuando terminan las cosas hay que empezar a repararlas.

Por eso nos merece desconfianza su último compromiso de dejar rodando la Línea 3 del Metro para agosto.

Ya va tarde para efecto de que el gobernador se luzca con una obra de esa importancia.

Lo más probable es que el Metro no se acabe ni para la última fecha prevista y se limite a una apertura simbólica.

Esas malas costumbres del secretario son las que han hecho que se tilde al gobernador de impuntual.

Curiosamente Marroquín se ganó el paso a Obras Públicas siendo un funcionario puntual y disciplinado cuando era director del Coce (Comité de Construcción de Escuelas).

Pero en el cargo mayor le dio el mal de altura. Rompió con el grupo Allende y ahora se cree operador político. En Linares por ejemplo anda comprando el favor de otros partidos para que le dejen imponer un alcalde suyo.

También lo distrae la compra de terrenos a la que se ha vuelto muy aficionado, sobre todo en los trayectos del gasoducto y el acueducto en construcción.

Con tantas tachas lo increíble sería que hoy le hicieran el gusto y lo postularan para una curul federal. Y vaya que dicen que no le importa tanto la curul, sino el fuero protector.

jvillega@rocketmail.com