A Rajatabla

Tendencias

Para la medianoche las tendencias electorales favorecían a Jaime Rodríguez Calderón pero todo mundo aconsejaba esperar su confirmación dado el pequeño margen de diferencia entre el independiente y la priista.

Lo que ya quedó claro es que el gran perdedor en los comicios es alguien cuyo nombre ni siquiera aparecía en las boletas, y es don Humberto Medina, padre del gobernador Rodrigo.

Si pudiéramos analizar cada voto nuevo y contrario al PRI veríamos el ultrajante asunto de don Humberto como la razón que movió a cientos de miles a votar no en contra de él, ni del gobernador que no estaba en las boletas, sino del PRI por apoyar y tolerar el asunto de la corrupción.

En las últimas semanas hasta Ivonne Álvarez tuvo que deslindarse del gobernador y anticipar que iba a procesar a todos los corruptos, incluyendo a familiares de los políticos.

Pero el daño ya estaba hecho, el silencio del gobernador y explicaciones que no explicaban nada por parte de don Humberto fueron el iceberg que hundió al Titanic priista.

Claro que ya pasado el proceso electoral falta por ver si los chismes del periódico y los memes en el Facebook logran concretarse en denuncias ante la autoridad competente.

Esta derrota complica los últimos meses de gobierno de Rodrigo y cortan en seco las posibilidades de empleos federales.