A Rajatabla

Superman

Los niños de la ciudad tienen, tienen que tener, el físico de Superman.

No cargan toneladas, no vuelan, ni atrapan balas a mano limpia.

Pero necesitan tener pulmones y estómago de acero para sobrevivir.

Exámenes revelan que tienen los pulmones negros por el humo. La contaminación ambiental los envuelve desde la cuna.

El estómago de ellos resiste el trato más rudo. Alimentos procesados, sal en exceso, grasa, chatarra, azúcares.

De niños, como Superman; de adultos, como taxis desvencijados.