A Rajatabla

Ruido

Nunca como ahora el signo dominante es el del ruido.

Nos llena de pánico el silencio en nuestro entorno urbanizado.

¿Se cortó la energía eléctrica? ¿Dónde están los demás?

Los muchachos sintonizan su música a los decibeles que aguanta su equipo de sonido.

En las mesas del café, compiten las damas a ver cuál conversa con más alta voz.

Los viejos utilizan el televisor como alternante parlotero de la soledad.

El ruido nos aletarga para resistir un mundo hostil, agresivo, cada vez menos nuestro.