A Rajatabla

Rojo ya es director

Es evidente que Ciencias de la Comunicación dejó de ser la carrera de moda. Y que todas las universidades de la ciudad, aun las patito, la ofrecen, así la impartan en forma precaria.

Pero nada de eso justifica que Ciencias de la Comunicación, de la UANL, haya perdido su velocidad de crecimiento y aun disminuido su matrícula en los últimos años, hasta quedarse con una población de menos de tres mil alumnos.

Apenas el 25 de octubre le dijimos aquí que en la dependencia universitaria se percibían vientos de cambio y que un maestro, Mario Rojo, se apuntaba como aspirante a la dirección.

Parecía relámpago en día de sol: la directora tenía aún un año más de administración; Rojo, decían, no tenía el sol oficial de frente.

Pero la semana pasada, la directora renunció; de inmediato se convocó a elecciones y en cuatro días estaba todo consumado: Mario Rojo es el nuevo director.

Se sacó el tigre en la rifa. Tiene que refrescar la nómina de maestros, regresar el estudio de las subespecialidades, armonizar el aprendizaje con las nuevas tecnologías de la comunicación, vincular la academia con el mundo real de los medios.

Formar comunicadores profesionales que eleven la calidad de los medios, de la comunicación en el mundo empresarial, la comunicación social de partidos y gobiernos.

Comunicación está en pie de guerra. Tiene que competir, por la excelencia, con las exitosas facultades de Medicina, FIME, Facpya.