A Rajatabla

Revolución

Fernando Elizondo a pesar de su atractivo como persona honrada jalaba pocos votos para esta elección.

Pero su figura y su historial siguen siendo considerables y por eso es un golpe noticioso que decline la candidatura para gobernador y se sume a la campaña de Jaime Rodríguez Calderón.

Jaime está logrando el efecto de bola de nieve porque empezó con una campaña sola en las redes sociales aparentemente sin apoyos financieros y hoy tiene una fuerza imposible de ignorar o de ocultar.

Todo parece favorecerle, ayer lo entrevistó el New York Times a instancias del socio del periódico Carlos Slim y un día antes el influyente periódico español El País le publicó una larga entrevista; igual se le han alineado grupos y personajes priistas que se habían quedado al margen de la campaña de su partido.

Pero la llegada de Elizondo a las filas de Jaime le agrega un factor de calidad que los priistas decían que le faltaba al independiente.

Fernando Elizondo es una gente con sensatez, experiencia de gobierno y calidad humana; de hecho, si la historia electoral no hubiera dado el vuelco, ahorita él sería el candidato del PAN y con amplias posibilidades de éxito.

Juntos representan, ahora sí, una opción positiva y posible capaz de preocupar profundamente a los promotores de Ivonne Álvarez.