A Rajatabla

Repensar la ciudad

Aldo Fasci dice que, como todo ciudadano, él aspira a ser alcalde de su ciudad. Si se acomodan las fichas con cierta simetría, bien podría ser el candidato priista para Monterrey.

Pero Aldo dice que hay que respetar los tiempos y métodos del PRI, que parten siempre de una premisa muy sana: primero es el programa y luego el candidato.

En su calidad de dirigente municipal priista, Fasci ya trabaja en la elaboración del programa para Monterrey, que sirva de punto de arranque de quien finalmente sea el nominado de su partido.

Considera que la ciudad ya necesita mucho más que un cambio de maquillaje. Hay que hacer túneles, tumbar muros para que sus principales avenidas realmente crucen todo el territorio municipal, ya no congestionar más Gonzalitos o soñar con un segundo piso imposible, sino habilitar avenidas paralelas.

Pero esos son problemas técnicos a resolver por los especialistas. Pero preguntando directamente a los vecinos es más sencillo determinar cualquier programa.

Los regiomontanos quieren que su calle tenga buen pavimento, que el alumbrado público ilumine, poder ir al trabajo sin miedo al policía ni a los asaltantes.

No perder la mitad del día a bordo de un camión atrapado en un congestionamiento. No quiere que lo roben malos funcionarios o que el municipio sea centro de afiliación partidista.

Ver la ciudad no como botín, sino como la casa de todos.