A Rajatabla

Renegados

Algunos de los nuevos funcionarios estatales están decepcionados. Las recomendaciones pudieron más en los nombramientos, no los méritos en campaña.

La administración independiente parece la Torre de Babel, cada quien habla su propio idioma.

Eso los ha desilusionado. Los vaticinios hablan de poco aguante y que pronto dejarán el sillón y escritorio. Un universitario actualizado no piensa igual a un egresado del Tec con mentalidad empresarial. Menos un ex priista frente a un ex panista.

Cada uno tiene su formación, cargan sus propios prejuicios. Su óptica social es diferente. Sus orígenes son opuestos.

El servicio público es más allá de suma de voluntades. Es saber de institucionalidad. De unificar criterios. Tener metas comunes en beneficio de los ciudadanos, no de unos cuantos.

Habrá de verse si funciona la mezcolanza. Hay algunos realizando enormes esfuerzos para ajustarse a la realidad. Aunque los obliguen a saludar.

Unos llegan al extremo de vestir de botas. Nunca lo habían hecho. Con tal de parecerse al jefe.

Si lo duda, pregunte en las oficinas de una dependencia estatal que se ubica en céntrica calle. Así andan unos, otros reniegan su suerte, no les tocó lo que querían.


jvillega@rocketmail.com