A Rajatabla

Relaciones públicas

Los organizadores de la campaña de Ivonne Álvarez siguen pensando que la campaña es una de relaciones públicas.

Por eso organizan eventos y encuentros para comprobar que la candidata es muy simpática y le cae bien a la gente, lo cual está demostrado desde antes que empezaran las campañas.

Pero algunos expertos afirman que la campaña debería ser estrictamente política, medir el liderazgo de Ivonne, sus ideas innovadoras y propósitos de un cambio profundo.

Y sobre esto sigue la confusión sobre la candidata que no realiza ninguna crítica, ni la más leve, en las condiciones actuales y no dice cómo se compara con el gobernador actual, Rodrigo Medina.

Ni por encimita menciona a los funcionarios abusivos o a los posibles corruptos, el enunciado es “todo está bien y va a estar mejor”.

Los estudios sobre la opinión pública muestran que los votantes se motivan por la propuesta no de maquillaje sino de fondo, y ahí están fallando las estrategias de Ivonne, dando por supuesto que esta elección es sólo un trámite para la continuidad.

Y las propuestas de cambio están en todos los otros aspirantes que aprovechan la situación de conformismo de la ex senadora.