A Rajatabla

Reina por coronar

La suerte parece estar echada por el PAN, ya no hay reversa posible que ataje el camino de Margarita Arellanes a la candidatura y aun a la gubernatura de Nuevo León.

Ella sigue como el primer día, repartiendo sonrisas y mochilas, como si eso resolviera alguno de los serios problemas, como lo de las calles destrozadas y la administración irresponsable de sus pocos recursos.

Un examen objetivo de su desempeño como alcaldesa la coloca entre las peores, y vaya que hemos tenido joyitas. Alcaldes buenos y malos suceden a lo largo de la historia, pero en este momento lo que está en discusión es si Nuevo León aguanta 6 años de frivolidad y mal gobierno.

Nadie de sus muy amigos la considera capaz de manejar miles de millones de pesos en obras públicas y servicios que van más allá de la beneficencia pública.Pero le decíamos que todo parece indicar que Margarita ya la hizo, que su campaña populachera ya rindió frutos, pero aunque usted no lo crea hay gente importante e influyente dentro y fuera del PAN que aún tratan de cambiar el rumbo torcido del partido y puede que se salgan con la suya por el bien del partido y de Nuevo León.

Por ambas partes, la que aboga por Margarita y la que la ve como un peligro para Nuevo León, tendrán que sacar sus diferencias a la luz pública sin dañar al partido pensando no en sus intereses inmediatos, sino en la imagen permanente del PAN.

Ganar a cualquier precio no es opción, como le dijo Hiram de León en su último cónclave, para eso se van en la alianza con el PRI y así se reparten el botín.