A Rajatabla

Quiere ser alcalde

Daniel Torres quiere ser alcalde de Guadalupe. Lo confiesa abiertamente, sus vecinos de siempre, de la colonia Libertad, lo recuerdan como el niño que les hacía los mandados y les lavaba los automóviles.

Ahora es diputado local por segunda vez. La primera tenía 24 años y su nombre suena para dirigente del comité municipal del PRI en Guadalupe.

En el único municipio metropolitano donde los priistas están activos y en competencia nada disimulada por alcanzar la candidatura, el diputado Torres camina sus calles, cumple con la gestoría que corresponde a los legisladores y da a sus vecinos una probadita de lo que son los servicios y apoyos que están a su alcance.

En su comité de gestoría, Daniel ofrece en plan gratuito hasta 25 servicios, que incluyen dentista, optometrista, peluquería, becas, abogado, bolsa de trabajo, bailoterapia, préstamo de sillas de ruedas y hasta de inflables para las fiestas de los niños.

En los folletos que reparte ofreciendo gestoría y servicios, Torres publica con números gordos su teléfono celular.

Y por credenciales académicas muestra su título de abogado, su maestría y diplomados, todos relacionados con el servicio público.

Si va a ser o no candidato depende de su partido, lo cierto es que Torres representa una opción razonable: arraigado, que sirve y conoce a sus vecinos de siempre. Versus las aves de paso de cada tres años.

jvillega@rocketmail.com