A Rajatabla

Propuestas desfondadas

Los partidos están dejando que sus candidatos prometan el oro y el moro como si México estuviera en jauja y sus recursos fueran ilimitados.

La realidad es otra, vienen años de suma austeridad y presupuestos recortados al mínimo; no es culpa de casi nadie.

Es el desplome del precio del petróleo, igual que en el 81, que nos vuelve vulnerables; para este año calculamos el precio del petróleo a la alza y ya se desplomó y perdimos 400 mil millones de pesos que van a faltar para el presupuesto del año próximo.

En realidad todos los candidatos debieran preocuparse por persuadir a la gente de dos cosas: una, que seguimos igual de pobres, y dos, que se ve la luz al final del túnel, pero puede que sea la luz de una locomotora que nos va a aplastar.

Y decirle a los votantes que no hay soluciones mágicas, que sólo contamos con fuerzas ciudadanas y nuestra capacidad de ahorro.

México no se va a morir por esta crisis, como siempre nos hará más fuertes pero primero tenemos que sufrir, y a los candidatos que andan promete y promete y firmando compromisos hay que pedirles que firmen una cláusula con sanciones, a ver si le entran. 

jvillega@rocketmail.com