A Rajatabla

Problemón

No vemos en ninguna parte de las campañas a gobernador que se plantee en forma seria el problema del transporte urbano. Son los alcaldes quienes lo advierten desde su incapacidad jurídica para atenderlo.

En los años 60, cuando se organizó la Comisión Estatal del Transporte, se canceló la autoridad de los municipios para resolver los asuntos del transporte urbano a cambio de una silla en la organización estatal.

Hoy los municipios no se sienten involucrados y se sienten como víctimas de los defectos e irregularidades del sistema camionero.

Situación injusta y anómala, ya que ellos proveen las superficies rodables, regulan el tránsito y representan el interés de los ciudadanos afectados por el transporte y sus accidentes.

Corresponde al Congreso del Estado y al Gobierno el reintegrar su carácter colectivo a la Comisión y hacerla realmente intermunicipal, que representantes de cada municipio metropolitano tengan un lugar en la Comisión y la responsabilidad de decidir sobre rutas, cuotas y condiciones del servicio, así como la asignación y cancelación de concesiones, coordinados por Gobierno del Estado y con un sistema jurídico para resolver impugnaciones.

Para un problema social grave sería una solución integral y un ejemplo de coordinación como lo debe haber en todos los campos de la problemática urbana.