A Rajatabla

Preparándose

Quienes creen que Ivonne Álvarez está atenida a su buena imagen en los resultados de su precampaña debieran asomarse a su cuartel privado.

Todo este tiempo lo ha dedicado a entrevistarse con personalidades del mundo empresarial, universitario y sindical.

Ya ha seleccionado algunos colaboradores con experiencia y conocimientos en asuntos tan delicados como el de la deuda.

Ha pedido estudios y proyectos de propuesta, y lo hará más intensivamente durante su campaña.

A todos les deja en claro que quiere oír propuestas y sugerencias de caminos para el Estado, que con todo eso ella va a formular sus propuestas formales bajo su liderazgo y responsabilidad.

O sea que yerran quienes la suponen como la candidata simpática que no entiende de nada.

Ahora le está sirviendo el aprendizaje rudo como alcaldesa de Guadalupe en uno de los peores momentos de su historia.

Tuvo que enfrentar la embestida del crimen organizado, el envilecimiento de los policías y los daños extremos del huracán Alex.

Aún la siguen los colaboradores de aquella aventurada administración y entre todos van a enfrentar sus nuevas responsabilidades en el Estado.

Ivonne pues no está atenida a su buena fortuna o su popularidad. Se comporta como una gobernante que asimila experiencias nuevas. Claro, primero tiene que ganar.