A Rajatabla

Política viciada

Ha llovido como nunca y cada tormenta desnuda la mala factura de las obras públicas, el colapso de puentes y pasos a desnivel, la trituración de los pavimentos y las crisis continuas de las vialidades demuestran que hemos despilfarrado las finanzas públicas en proyectos fallidos y escombros.

No hay justificación para que fallen obras tan caras como el Par Vial o el paso deprimido de Mederos, nadie se salva del castigo de la naturaleza y de la crítica severa de los ciudadanos.

Todo mundo esperaba que fueran a anunciar que todos los recursos municipales llegarían a prestar auxilio a los automovilistas varados. Pero no, improvisó rueda de prensa para advertir que se trataba de una obra federal, no municipal, y a censurar lo mal hecha que estaba y que el municipio le pondría sello de clausura.

Sin tomar en cuenta que se necesitarían cientos de sellos similares sobre las calles destruidas en sus pavimentos, lo que sí es responsabilidad municipal.

Declaraciones tan felonas como las de Hurtado preanuncian que va a seguir la demagogia y la hostilidad en el municipio se vaya o se quede Margarita Arellanes. A las acusaciones de Hurtado respondió con tibieza y mal tino el delegado de Comunicaciones. Dio razones y ofreció reparar lo mal hecho.

Así se cavó un poco más hondo el abismo entre diferentes niveles de gobierno sólo para alimentar las ambiciones de poder de un partido en manos de rufianes como Hurtado, los Salgados y otros especímenes.

 

jvillega@rocketmail.com