A Rajatabla

Poder viciado

Una de las mayores aportaciones del PAN a la democracia de Nuevo León fue la introducción de la alternancia en el poder municipal. Primero de San Pedro y luego de San Nicolás.

Pero en ambos municipios llegó para quedarse y tienen mecanismos electorales perfectamente planeados para no ser removidos.

En San Nicolás, el municipio se convirtió en la otra oficina del PAN. Encabeza la corrupción, el nepotismo y otros males.

Con todo el poder municipal detrás, cada tres años ahuyentan a los candidatos de la oposición. Quienes no ven la suya en casillas controladas, urnas sin fondo y ausencia de representantes de la oposición.

Y ya parece que ahora sí siente pasos el PAN, porque antes de que empiece la campaña priista ya acusan a su candidato, Víctor Guerrero, de estar preparando una estrategia electoral corporativa a base de carruseles, compra de votos y control de grupos que la verdad son estrategias del partido dominante en San Nicolás.

Víctor, joven emprendedor con arraigo familiar en el municipio, ha estado reclutando simpatizantes para convertirlos en representantes vigilantes en todas las casillas.

Y serán buenos deseos o información cierta, pero dicen que por primera vez en años en el municipio están sacando documentos y archivos como si temieran la llegada del adversario a Palacio.