A Rajatabla

Pleito equivocado

En el tema del replaqueo de vehículos, propuesto por Gobierno del Estado, rechazado por los diputados de oposición, ambas partes tienen razón, pero ofuscan el debate al reducirlo a su simple aspecto recaudatorio.

Con olfato electoral, los legisladores panistas y sus aliados responden al clamor ciudadano contra las cargas impositivas, que serán más gravosas el año próximo. Se hacen eco de uno de sus diputados federales, que anda en campaña a destiempo proponiendo a los ciudadanos: “No más dinero al gobierno, no más impuestos”.

Claro, ni uno ni los otros proponen alternativas. Ni ofrecen dar ejemplo renunciando a sus sueldos y dietas, todos con cargo a los impuestos ciudadanos.

Pero Gobierno del Estado cae en la trampa de reducir el debate a los dos mil millones de pesos que recaudaría con el replaqueo, dando por evidente que le hacen falta para hacer obras y pagar la deuda.

En realidad, debería anunciar el replaqueo como una estrategia de seguridad. Da oportunidad de revisar documentos y certificar la propiedad de los ciudadanos. Corolario de los años de robos violentos de automóviles y tráfico de unidades sustraídas.

Para eso surgió el requisito del replaqueo, no sólo para recaudar más a costillas del ciudadano.

En términos de macrofinanzas públicas, ambos discuten por “cacahuates”. No intentan emprender el análisis de la deuda pública, ni la forma de involucrarse tanto el Ejecutivo como el Legislativo en su solución definitiva.