A Rajatabla

Planchar las cosas

En círculos priistas se afirma especulativamente que la decisión sobre quién será el candidato a gobernador de su partido ya está tomada, y que ya se planchan las cosas para alivianar su entrada a la campaña, aún relativamente lejana.

Hay que planear los respaldos formales de los tres sectores del partido: de la CNOP que tiene las simpatías por su dirigente nacional, Cristina Díaz Salazar.

Del sector obrero donde se han vuelto rasposas las relaciones con la CTM y condicionadas con la CROC; y con la CNC, virtualmente inexistente.

A los empresarios hay que buscar su respaldo franco: que si se comprometen por Ildefonso no compren “seguro de vida” respaldando a la vez al PAN.

Hay que planchar las relaciones con la Iglesia Católica y legitimar las relaciones con los evangélicos, con quienes el mejor contacto es el alcalde César Garza.

Hay que cumplir antes de la postulación con el protocolo ortodoxo que ha recordado Aldo Fasci: primero es el programa y luego el hombre. Y sobre todo transmitir a la comunidad que las elecciones no son el certamen de Señorita Nuevo León, sino confrontación de ideas y proyectos de gobierno. Aunque para eso será la campaña.

Y hay que persuadir al gobernador de operar políticamente para reconciliar a los ignorados desde hace cinco años, así como con los poderes fácticos.

Lo único firme es que ya falta muy poco para las definiciones.

jvillega@rocketmail.com