A Rajatabla

Plan B para todos

La larga lista de aspirantes a gobernador va a generar para todos, menos para uno, desilusión o al menos frustración.

Pero para ninguno de ellos significa el fin de su carrera política.

De no ser candidata a gobernadora, Margarita Arellanes sería una excelente diputada, con lucimiento nacional.

Mauricio se conformaría con la alcaldía de San Pedro. Ugo Ruiz como diputado local o federal. Felipe de Jesús volvería a su misma ocupación, disfrutar su enorme fortuna.

Cristina Díaz no necesita ni despeinarse: sigue en el Senado, en la comisión más importante. Igual sigue siendo dirigente nacional de la CNOP.

Marcela e Ivonne intentarían llegar las alcaldías de Monterrey y Guadalupe.

Federico Vargas, Adrián de la Garza y Aurora Cavazos serían muy buenos candidatos a diputados federales. Héctor Gutiérrez y Pedro Pablo Treviño tienen futuro en el servicio público nacional, por sus respectivos amarres en el grupo político más influyente y en la poderosa Secretaría de Hacienda.

Ildefonso Guajardo seguiría trabajando pegadito al Presidente, a la espera de un reacomodo en el Gabinete.

Jaime Rodríguez invertiría su belicosidad en volver a la alcaldía de García, donde están sus negocios inmobiliarios con Abel Guerra. Elizondo puede buscar la alcaldía de San Pedro y Turner una curul bajo el amparo de las siglas de Movimiento Ciudadano.