A Rajatabla

Pegarle a la piñata

Alcaldes, partidos y cámaras coinciden en una certeza: saben lo que está mal en nuestro estado y quién o quiénes son los culpables.

Se la pasan, por ello, de denuncia en denuncia, asumiéndose como fiscales de los funcionarios y defensores enconados de los ciudadanos.

Hasta ahí, está bien la postura; aunque en el caso de partidos y alcaldes se inspire en la futura pepena de votos.

Pero ni ellos ni las cámaras parecen capaces de generar alternativas sanas, económicas, viables, para el transporte, el Seguro Social, los impuestos o la deuda.

En el caso de los camiones llegan al extremo del alcalde de Santa Catarina, quien afirma sin pruebas que Monterrey padece el peor servicio de transporte urbano no sólo del país, sino del mundo entero.

Él y sus colegas buscan revertir el alza de tarifas, abanderando a los usuarios. Pero nada hacen en el área de su competencia para mejorar la movilidad y aliviar las penurias de los usuarios.

Sufren los de camión no sólo por las tarifas, sino por perder hasta dos horas en cada viaje por los congestionamientos, por las calles llenas de baches, por la ciudad insegura.

Las cámaras, con su potencial de talento y experiencia empresarial, no se ofrecen a llamar a expertos que aconsejen alternativas para el transporte masivo.

Ninguno busca soluciones, sólo piñata para apalear en tiempos electorales.