A Rajatabla

Parientes incómodos

Queremos que el próximo gobernador sea hijo único, que no tenga papá, hermanos ni compadres.

Que los tenga pero que haga como que no existen, que no se paren en Palacio, que no intenten siquiera llevarse a la casa una porción de sus poderes.

¿Cómo pintan los aspirantes actuales en esa delicada área?

Las hijas de Margarita son muy pequeñas pero su marido se le cuelga de las faldas y ahora es próspero hombre de negocios.

Mauricio vive una vida disipada, tiene hijos pero ninguno se interesa por la política ni tiene necesidad de negocios públicos; Cristina tiene un hijo que es político pero quien más que gozar de las influencias de su madre tiene que supeditar su carrera a la de su ilustre mamá.

El padre de Federico Vargas es un profesionista prestigiado y vacunado contra la política y sus relaciones. Aurora Cavazos vive una intensa vida familiar pero nadie le funciona como lastre en su vida pública.

Pedro Pablo Treviño Villarreal se esmera en deslindarse de su muy famoso progenitor y hasta le prohíbe que promueva sus aspiraciones.

Ildefonso Guajardo es soltero, así que no le pesan parientes ni compadres. Se reserva con discreción y hasta hermetismo su vida privada.

Ivonne tiene papá que anda en la política como dirigente de mercados sobre ruedas y es cetemista. Pero de ahí no pasa.  Claro está que hasta que no llegue uno de esos árboles a Palacio vamos a saber si sus raíces rompen las banquetas, chupan toda el agua y estorban el paso.