A Rajatabla

Paridad: todo un lío

Las mujeres echaron las campanas al vuelo, con justa razón, cuando se decretó la paridad de género para casi todos los cargos.

Tienen razón porque es un triunfo que se los habían negado los varones y los partidos.

Ahora el problema es implementar esa paridad sin que se percuda o burle en el campo electoral.

Empezando por los consejos electorales que deben vigilar que se cumpla con ella. Van a aprobar distrito por distrito o van a esperar que presenten la planilla entera y si se incumplen, anular todo el registro. Tienen que velar que no se destine a las mujeres a distritos que habitualmente pierde el partido.

El PRI tendrá la tentación de postular a todas las mujeres en distritos de San Nicolás y San Pedro. El PAN en cambio mandar a las suyas a distritos de Apodaca y Escobedo.

Tendrán que mandar planillas enteras completas de todos los cabildos de Nuevo León para los mismos efectos.

¿Qué va a pasar si todas las mujeres pierden la elección pero presentan queja sobre el trato discriminatorio en el reparto de financiamiento, apoyo logístico o falta de asesoría electoral?

¿Cómo se va a definir quién va a decidir la paridad? Los mismos distritos para uno y otro partido aunque sean mujeres contra mujeres. Van a mandar a distritos facilitos a los hombres y los difíciles a las mujeres.

Todo esto implica que la paridad se va a iniciar litigiosa y controvertida.

Con el riesgo de pasarse los tres años litigando y con las mujeres vestidas y alborotadas.

jvillega@rocketmail.com