A Rajatabla

Parejos

El PRI cayó en la trampa que le tendió el PAN y renunció de entrada a una campaña de propuestas y tesis para caer en un mero concurso para elegir a la señorita Nuevo León.

La propuesta de ambos partidos se limitará a ver quién es más bonita, si Margarita Arellanes o Ivonne Álvarez. Quién jala más aplausos y granjea más simpatías.

De los 12 aspirantes priistas quien mejor hizo la tarea para procurar esas simpatías fue sin duda Ivonne. Pero como preguntó Héctor Gutiérrez, ¿dónde quedaron las propuestas, dónde las tesis, dónde la experiencia?

No hay duda que es más bonita Margarita, pero es más simpática Ivonne. El problema va a ser que cualquiera de las dos cuando llegue al Palacio de Gobierno no tendrá ni idea del trabajo que implica gobernar un estado de avanzada como Nuevo León, manejar presupuestos multimillonarios y planear obras públicas que trasciendan más allá del sexenio. Sus partidos las pueden arropar con gente de talento y experiencia, pero la calidad del liderazgo dependerá exclusivamente de ellas.

Ahora sólo falta que a la hora de la hora el PAN descarrile a Margarita y el PRI se quede atrapado con Ivonne.

Curiosamente, las decisiones del PRI y del PAN abren una oportunidad amplísima para un tercer candidato de a de veras, como un Fernando Elizondo. Las dos se verían como muchachitas frívolas frente a un estadista.

Antes del primer acto de campaña Nuevo León ya trivializó el proceso político más importante en el que se iba a definir un nuevo camino hacia la prosperidad. Quedan seis años de mucho estilo y poca esencia.