A Rajatabla

Parálisis

La llegada de los nuevos ediles es una encrucijada económica. Los actuales a un mes de terminar el mandato solamente están cuidando la silla y rindiendo reportes a quienes los sucederán.

Los ciudadanos acuden a las oficinas municipales y la respuesta más escuchada es una recomendación: esperen al cambio de mandos porque se acabaron los recursos.

Las administraciones municipales están casi paralizadas, salvo en Escobedo, donde a causa del incendio traen al alcalde sacando agua del pozo, y tiene que conseguir apoyos de donde y como sea.

Los demás alcaldes salientes, a la vuelta de un mes de dejar su cargo, están limitando sus apariciones públicas. Hay poco o nada que ofrecer.

Podrán alegar a su favor el escamoteo de recursos estatales y federales, y eso les hace sufrir en estos últimos días.

Además tienen otro problema. Los que llegan también piden ayuda, mínimo les dejen algo para arrancar con cierta liquidez. Quien fue previsor puede dar buenas cuentas y respiro al debutante.

Ni modo, a hacer milagros en el último mes, y que no surjan imprevistos porque sería el llanto y crujir de dientes.


jvillega@rocketmail.com