A Rajatabla

Palacios, formador de policías

Don Ramón Palacios Vargas fue brillante procurador, acucioso juez, magistrado, ministro de la Corte.

Gerardo Palacios Pámanes, su nieto, busca reeditar las proezas de su abuelo. Tiene títulos académicos hasta de doctor en Ciencias Penales; ha escrito libros sobre su tema favorito, el sistema penitenciario, que recogen su experiencia vasta en cárceles nacionales y locales.

Su puesto actual lo inventó por encargo del gobernador Rodrigo Medina: rector de la Universidad de Ciencias de la Seguridad.

En esa universidad se forman y capacitan los nuevos policías, los de Fuerza Civil.

El modelo policial funciona y ya está en las calles de la ciudad y los caminos del estado. La gente lo aplaude y hasta se toma fotos con ellos.

Son la respuesta estrictamente legal al crimen organizado. Para contenerlo y acotarlo con el uso racional de la fuerza pública, con mística de espíritu de cuerpo y formación rigurosa en reclusión en cuarteles por meses.

La universidad, que es muy demandante, los prepara como defensores de la seguridad del ciudadano. Lo que implica cuidar hasta los pandilleros y los territorios prohibidos, invadidos por criminales.

Policías capaces de investigar científicamente, diestros en operaciones abiertas y encubiertas. El mejor reconocimiento es que en las otras entidades buscan imitar el modelo de Fuerza Civil.