A Rajatabla

Todos por Nuevo León

El PRI con su decisión de lanzar a Ivonne Álvarez por la gubernatura logró un fin que no se propuso: provocar un interés ciudadano en competir con los partidos establecidos con un candidato alterno.

Ya empezaron a moverse piezas muy importantes en ese sentido. Se habla de un grupo de gente prominente y de activistas sociales que estaría armando un equipo de fuerte combate electoral.

Imagínese el calibre: Fernando Elizondo para la gubernatura y para otros cargos gente de la calidad de Gilberto Marcos, Fernando Turner, Jorge Arrambide, Jorge Longoria, Fernando Margáin, Tatiana Clouthier y otra docena de notables. Unos irían a candidatos de elección popular y otros estarían comprometidos a participar en el Gabinete del próximo gobernador.

Cada uno tiene su manera de pensar, ninguno se afilia a un partido, y si lo están, están dispuestos a renunciar. Y asómbrese, ya hay dos partidos dispuestos a lanzarlos: Movimiento Ciudadano y Morena.

Como en todas las coaliciones de este tipo que pretenden derribar una dictadura, en este caso la de los partidos, todo mundo compromete su pasión, pero no su alineación con partido alguno. Simplemente se aceptan los que quieran acabar con la dictadura del bipartidismo.

Pero de que va en serio, va en serio. Al grado de que ya les acreditan que si se formaliza esta alianza se caen las candidaturas de Margarita Arellanes, aunque no tanto la de Ivonne Álvarez, que ya es candidata formal.

El mejor motor para las adhesiones es pensar en un Nuevo León dirigido por gente inepta, aunque popular.

jvillega@rocketmail.com