A Rajatabla

Normalistas

La formación de nuevos maestros toma mayor relevancia a través de la reforma educativa que necesita de brazos operadores fuertes y decididos.

El compromiso de las escuelas normalistas es trabajar en orden y tranquilidad con las nuevas reglas.

La Normal "Miguel F. Martínez" ha dejado atrás días aciagos. Hoy directivos y maestros se dedican a lo suyo. A prepararse y preparar a las nuevas generaciones de maestros con las mejores herramientas pedagógicas.

Esa es la auténtica labor de una escuela de normalistas. Su director, Noé Carmona Moreno, encabeza con eficiencia la nueva era de la benemérita institución.

La mejor recompensa será graduar a excelentes formadores de educandos.

Cuenta con un aliado, el dirigente sindical Isaías Castro Paz, quien ha propiciado la unidad laboral. Al alimón la Normal debe recobrar sus días de reconocimiento y prestigio.

Cuestión de hacer las cosas bien. Mucha academia, menos política.

Ambos pueden convertirse en excelentes interlocutores con el gobierno de Jaime Rodríguez y la secretaria de Educación, Esthela Rodríguez, por el bien del futuro de Nuevo León.

Vale verse en el espejo de Oaxaca y la CNTE.


jvillega@rocketmail.com