A Rajatabla

¿Necesaria?

Margarita Arellanes ciertamente representaba un peligro para el PRI con su estilo absorbente de hacer campaña, el uso de estrategias maliciosas para anular a los contrarios y la transfusión de millones de pesos de origen oscuro la convertían en adversaria de cuidado en búsqueda de la gubernatura.

Por eso el PRI decidió enfrentarle a la más popular de sus candidatas, Ivonne Álvarez. En la calle tenían el mismo atractivo, adhesión de la gente y promesas de votos.

Una explosiva reunión de factores acabó destruyendo las posibilidades de Margarita antes de llegar a la candidatura y su amenaza se redujo a cero.

Ante ese devenir de las cosas hay quienes se preguntan si Ivonne ya cumplió su papel y debería dejar el lugar a otro candidato con más sustancia y propuestas.

Sería una medida extraordinaria por parte de Ivonne y del PRI para liberar las consecuencias de una mala imagen transitoria, se preguntan los que así sugieren qué papel podría hacer frente a un Ildefonso Guajardo un candidato tan débil como Felipe de Jesús Cantú.

Felipe es el menos peor de los panistas, pero no es garantía de ninguna afluencia multitudinaria de votos.

En todo caso el tiempo apremia y el cambio tendría que ser este fin de semana, cosa que el PRI no parece dispuesto a cambiar, y menos el gobernador.