A Rajatabla

Como para el Mundial

Dice un urbanista que Monterrey necesita una acicalada y proyectos como si esperara el mundial y las Olimpiadas el próximo año.

Dice que la ciudad luce sucia, mal iluminada, con calles que nunca estuvieron tan deterioradas.

Sus cruceros están congestionados, la movilidad atrapada a cualquier hora del día. 

No hay un solo monumento digno de admirarse, una fuente espectacular.

El transporte urbano tiene los camiones más nuevos y los vicios más viejos. Además es tan caro que muchas familias, no sólo las más pobres, se gastan la mitad de sus ingresos para ir al trabajo y a la escuela.

Monterrey reclama una escoba para barrer el pringue, una estrategia para renovar su nomenclatura que data de los tiempos de Martínez Domínguez siendo ciudad capital. El esfuerzo debe ser parejo entre el Estado y el municipio.

Como sucedió cuando asumió la gubernatura don Alfonso que reclutó todos los camiones de carga de la ciudad para recoger la excesiva basura y metió en cintura a los burócratas y policías que ya habían desbordado a las autoridades.

Hay que concluir el estadio rayado, rediseñar el del Tec, hallar mejor uso al campo de la Universidad.

Acicalar la ciudad como si fuera a recibir visitas, quitarle el maquillaje del hollín, eliminar el olor nauseabundo de su drenaje pluvial. Que Monterrey vuelva a ser nuestro orgullo y no el espejo de nuestra fodonguez.

jvillega@rocketmail.com