A Rajatabla

Merecidas derrotas

En la zona metropolitana, en los comicios de 2012, el PRI fue derrotado por el PAN en Monterrey, San Nicolás, San Pedro, Santa Catarina y Juárez.

En Monterrey, donde se está haciendo costumbre que el PAN gane la alcaldía, el PRI perdió la oportunidad de recuperarla, aún con la imagen percudida de Fernando Larrazabal y de la inexperiencia de Margarita Arellanes.

Pero el PRI se dejó chantajear por “el compadre de Peña Nieto” y salió a la palestra con Felipe Enríquez, el de los muchos y sospechosos millones. Corrupto contra corruptos, el PRI ganó la inicua competencia, pero perdió las elecciones.

Y el cerrojazo de la campaña priista fue la foto en los medios de Enríquez y su familia, en su jet privado rumbo a Disney World.

En San Pedro se vislumbraba la primera oportunidad en 25 años para desplazar al PAN con una exitosa precampaña de Jorge Arrambide.

Pero al cinco para las doce, el PRI decidió echar todo por la borda para ofrecerle la candidatura, en calidad de jubilación, a Othón Ruiz, el hombre adecuado en las condiciones equivocadas.

En Santa Catarina igual menospreció la muy buena precampaña de Héctor Morales para hacer candidata a la profesora Irma Adriana Garza.

La pregunta es si para 2015, ¿el PRI aprenderá la lección? O escriturará en propiedad esos tres municipios a los panistas.