A Rajatabla

Mercados

En el plan de trabajo de las administraciones municipales del pasado siempre se incluía la reconstrucción o apertura de nuevos mercados o tianguis.

Pero como tantas otras cosas de la ciudad, los mercados pasaron de moda arrasados por las supertiendas de abarrotes que hoy venden lo mismo verdura que fruta, carne, electrodomésticos, ropa y cualquier cosa que necesite el consumidor.

Hoy quedan sólo dos: el Mercado Juárez, donde predominan las fondas y venta de hierbas y amuletos. Y el Del Norte, que tiene unos cuantos puestos de frutas, legumbres y rincones llenos de basura.

El Juárez lleva cuatro rehabilitaciones en su larga existencia de más de un siglo y ocupa la manzana que marca el centro geográfico de la ciudad original. Quizá habría que conservarlo como un mercado de comidas con condiciones higiénicas e instalaciones adecuadas.

En el mercado Del Norte habría que empezar la rehabilitación moral y urbana de la zona.

Los mercados por lo demás se salieron de sus locales encerrados para dispersarse en forma de mercados rodantes que sólo operan un día a la semana en un mismo barrio y la autoridad municipal se desentiende de ellos aunque tenga que levantar la basura que arrojan a su paso. O sea, el problema del abasto popular subsiste y el municipio debe volver a su regulación y a facilitarlo.