A Rajatabla

Manzana de la discordia

San Nicolás de los Garza es panista desde hace 24 años, el PAN no ha dejado el poder municipal y el PRI simplemente se ha desinteresado de pelearlo, pero como suele suceder cuando un grupo se perpetúa en el poder, se descomponen sus filas y se corrompen sus líderes.

El dominio panista en este momento es más formal que real: Pedro Salgado es un mal alcalde que está acelerando la descomposición. Tiene los mismos vicios y defectos que otros, pero él no ha sabido ni siquiera disimular. Nunca se ha repuesto del escándalo de entregar el contrato de luminarias a un miembro del crimen organizado.

Las calles están en ruinas, los servicios mal atendidos y el endeudamiento tiene coartado cualquier programa, gobierna Pedro, pero manda su hermano Zeferino Salgado.

Pero lo que falta es que el PRI asuma la circunstancia y dé una pelea verdadera por ganar el municipio.

Para los comicios del año próximo hay un nicolaíta de corazón y con arraigo dispuesto a desafiar la maquinaria política electoral ya obsoleta de los panistas. Se llama Víctor David Guerrero, exitoso consultor en contabilidad con clientes en todas las ciudades del país hasta en el extranjero. Es uno de los 11 hermanos Guerreros que todo el mundo conoce en el área social política y económica.

Está haciendo tarea de campo reclutando ciudadanos para un movimiento de reivindicación política y sirviendo a los necesitados. No es invencible, pero tiene la voluntad.

Los Salgado, por su parte, no piensan consultar a nadie en familia; ellos decidieron que el próximo alcalde sea Víctor Fuentes.

 

jvillega@rocketmail.com