A Rajatabla

Llamados a ser líderes

Hemos insistido tercamente en dos temas paralelos: la necesidad de líderes para dinamizar nuestra comunidad. Y la urgencia de contar con empresarios como los de antes: competitivos, solidarios, comprometidos en las tareas sociales, más allá de sus narices y sus negocios.

Lorenzo Zambrano era de esos empresarios de antes, y mejor aún, de los de vanguardia.

Zambrano es la medida con la que queremos medir a nuestros hombres de empresa: capaces de competir a escala global.

Que aspiren a ser el brazo fuerte, no el más débil en cualquier alianza nacional.

Así era Lorenzo. Y en medio de luchas colosales por el dominio mundial en la producción del cemento, se daba tiempo para participar en las principales empresas culturales, deportivas y hasta de seguridad en nuestra comunidad.

Queda su huella sobre una de las etapas más brillantes del Tecnológico de Monterrey. Pero igual sobre la formación de la policía de elite que es Fuerza Civil.

De esa talla esperamos que sean los empresarios que asuman el liderazgo en Monterrey.

Que no se limiten a cantar loas a Zambrano, sino que lo emulen y aún lo superen.

Vamos por la nueva grandeza de Monterrey y ésta demanda líderes de talla mayor y organizaciones solidarias. Y, claro el paradigma de uno y de las otras es Lorenzo Zambrano.