A Rajatabla

Levantar los platos sucios

El próximo gobernador, que tomará posesión en octubre del año próximo, tendrá que dedicar su primer año a alzar la casa y levantar los platos que deje la administración actual.

Por continuidad institucional, pero también porque son temas de interés permanente y hasta de vida o muerte para los ciudadanos.

Porque son necesariamente transexenales y porque sería suicida poner el velocímetro en ceros y volver a empezar.

Hay que concluir la Línea 3 del Metro, aunque se reniegue por los rezagos y los posibles sobrecostos.

Hay que continuar las obras incipientes del programa hidráulico Monterrey VI para traer el agua del Pánuco.

Es asunto de interés mortal continuar las políticas de seguridad, que pueden discutirse o refinarse, pero que nos quitaron el Jesús de la boca, recuperar los espacios públicos y desplazarnos por la ciudad sin temor a ser asaltados a mano armada y despojados del auto.

Será muy importante institucionalizar tanto la Fuerza Civil como la Universidad de Ciencias de la Seguridad.

Los empresarios serán los primeros en defender esas aportaciones, en las que han invertido interés y hasta apoyos logísticos y organizacionales.

Y la papa caliente que seguirá siendo la deuda estatal. No se puede barrer debajo de la alfombra ni dejar que absorba los recursos disponibles.